Ser mujer

Por Equipo de Encontrar 

Marzo es el mes de la mujer. El día 8, más allá de ser una fecha especial en nuestra agenda  donde recibimos saludos, abrazos, sonrisas o algún regalito especial de nuestra gente más querida, también es un día de conmemoración y reflexión para el género femenino en particular, y toda la sociedad en general.

images

Desde hace 37 años las mujeres tenemos nuestro día fijo en el calendario. Fue en 1997 que la ONU proclamó al 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional. Este día conmemora y simboliza a nivel global la lucha de la mujer por la igualdad de género, y por sus derechos en cualquier de sus roles como madre, trabajadora y persona.

1911 fue el hito de este día tan especial. Como muchos ya sabrán, más de 140 jóvenes trabajadoras, la mayoría inmigrantes, murieron en el trágico incendio de la fábrica de camisas Triangle Shirwaist en Nueva York. Este hecho tuvo grandes repercusiones y fue radical para sentar las bases en legislación laboral y muchas otras conquistas sociales para con las mujeres.

Ser mujer es un conjunto de roles

           Ser mujer es un conjunto de roles

Es mucho lo que hemos logrado en estos últimos dos siglos de historia. Con el movimiento obrero y los grupos feministas, en el siglo XIX alcanzamos el sufragio, la separación entre sexualidad y reproducción, el derecho al trabajo, a la formación profesional, a la no discriminación laboral y a ejercer una maternidad libre.

En la actualidad, las mujeres nos encontramos con la complejidad de tener que ejercer varios roles fruto de nuestras conquistas y progreso. Somos hijas, hermanas, madres, esposas, trabajadoras, amigas, amas de casa, cocineras, consejeras. También somos vida, emociones, cuerpo, espíritu y alma. Somos todo eso y mucho más. Somos infinitas y energía femenina creadora. Tantos roles nos pueden resultar abrumadores, pero ahí la importancia de ejercer nuestra feminidad con autoconocimiento y reflexión, para tener herramientas que nos permitan ser mujeres con equilibrio.

images (1)

Pero las mujeres no somos simplemente un cúmulo de derechos y libertades sociales alcanzadas. Salimos de caparazón. Nos hicimos más visibles. Crecimos con el mundo y pudimos desarrollar nuestro potencial, pero con todo este abanico de permisos también vinieron las trabas, los impedimentos, el prejuicio, las presiones externas, los tabúes y el miedo. Este mes es una excelente oportunidad no tanto para festejar si no para recordar y reflexionar sobre nuestro recorrido y nuestro rol como mujeres. Nuestro bienestar social y personal depende solo de nosotras mismas. 

A vos, el día de la mujer, ¿a qué te invita a reflexionar? ¡Compartí tus impresiones con nosotras!

 

 

Anuncios

Doulas: mujeres facilitando el vínculo entre mamá y bebé

Por Clr. Sandra Hamú del Equipo de Encontrar

En los tiempos que corren bastante individuales, pensar en que alguien está para sostener y acompañar a otra congénere es bastante extraño. Eso es una doula, una mujer con conocimientos sobre fisiología del embarazo, parto y puerperio, de puericultura, lactancia, educación prenatal.

Pero es así, existen, existimos, nos formó la vida, los libros y sobre todo el amor. Y no en cualquier momento, sino cuando toda nuestra vulnerabilidad, sensibilidad, todos nuestros  miedos y responsabilidades se nos vienen encima como si de repente esa mujer capaz de todo ahora no es capaz de nada y ese bebé tan frágil y necesitado es casi una provocación a nuestra estabilidad psico físico emocional.

Doulas: mujeres a disposición de futuras mamás

Doulas: mujeres a disposición de futuras mamás

En tiempos de tribus este rol lo llevaban adelante las ancianas sabias y en tiempos más acá donde se vivía en conventillos o en casas multifamiliares unas cuidaban de las otras. Pero cuánto se complica “para tiempos no apurados” en el dos o tres ambientes del quinto piso de una avenida porteña. El aumento de la movilidad laboral, hace que la pareja esté alejada de su familia o amigos más íntimos.

una tarea al servicio de la crianza

una tarea al servicio de la mamá y el bebé

En general, hoy en día las mujeres se enfrentan a la maternidad solas y sin referentes cercanos, dentro de una sociedad en que la maternidad está bastante esterilizada. Las abuelas están trabajando  y todas las otras mujeres con el tono ocupado. Los lugares de encuentro a veces nos resultan hasta amenazantes, donde las experiencias que se suelen compartir entre madres, en el parque o a la salida de guarderías y colegios, pasen por alto sentimientos profundos y reales como: los sentimientos contradictorios ante el embarazo (la inmensa alegría que supone la noticia del embarazo, lleva asociada sentimientos de temor, de inseguridad respecto al momento, a la capacidad de salir a delante), frustraciones por partos que no resultaron el momento emotivo y milagroso que se esperaba (mala información antes y durante el mismo).

Las doulas desde antaño son, junto con otros grupos de apoyo (grupos de lactancia, sobre todo), las agujas para ayudar a tejer redes de apoyo, recuperar la realidad de la maternidad como crisis vital en la vida de una mujer, y resignificando este momento en el futuro de nuestros hijos.