Las palabras matan

Por Clr. Sandra Hamú del Equipo de Encontrar: Educación Emocional 

Diagnósticos, frases hechas, palabras en una discusión, un tono elevado, un silencio, una forma despectiva… pueden ser un puñal.

Muchas veces  en la vida recibimos una trompada dada con una palabra, tan fuerte y dolorosa para nuestra alma que desencadenan una serie de consecuencias en efecto dominó.

A veces un técnico con “la mejor onda” nos tira un… “para mí esto es un tumor…”, chau!!! Mil pensamientos, emociones, ideas en centésima de segundos nos acercan a la sensación de morir…miedo, dudas, frustraciones, culpas…lejos de preguntarnos qué quiere decir ¿tumor?

palabras

Quiere decir todo lo que impacta en mí sin capacidad de razonar. Las emociones ocupan el cerebro manejándonos a su antojo sin posibilidad de la fría cordura necesaria del momento.

Otra vez, en una tonta discusión alguien simplemente dice… “vos siempre igual…” ¿igual a qué? ¿Igual que qué? Y otra vez nos sentimos disminuidos a punto cero, sintiéndonos empequeñecidos, vulnerables.

Un tachón en un trabajo hecho con mucho esmero,  o un llamado que nunca llega…porque el silencio tiene lo suyo…un millón de preguntas sin respuestas… una verdad oculta.

Todo lo que hacemos o decimos tiene consecuencias… a veces difíciles de medir, pero siempre hay otro afectado. Es verdad que no se puede medir cada cosa que uno dice o hace, pero es tan cierto como que siempre hay alguien transformado por esto, para bien o para mal.  Solamente está la posibilidad de hacerlo consciente. De tener claridad que lo que se desata puede ser para otro el principio de un mundo entero. Somos responsables de lo que decimos, hacemos y el cómo. Pero no tenemos Culpa de las emociones que se generan en los otros. Podemos replantearnos qué y cómo y frente a quién, pero es difícil controlar todo.

Las palabras tienen impacto en nuestras emociones

Las palabras tienen impacto en nuestras emociones

Las emociones se reconocen, se educan, se entrenan. No es cuestión de convertirnos en cacerolas de teflón y que todos nos resbale. Es empezar a separar lo mío y lo del otro. En general la gente no hace o dice para lastimar, simplemente no mide. Y el que escucha hace lo que puede, más si se desconoce a sí mismo, y no tiene un medio que le permita hacer una pausa para mirarse y reconocerse.

La educación emocional tiene como objetivo principal exactamente que las emociones no nos ataquen, que sean nuestros aliados y  el conocimiento de nuestro propio ser. Y de esto modo cuando el “peligro de un ataque se acerque” tengamos herramientas internas basadas en nuestra inteligencia emocional para salir lo más airosos posibles. 

Anuncios

El concepto de la Educación Emocional

Por Rafael Bisquerra 

Todos hemos oído hablar de la inteligencia emocional y de la vía para su consecución, que no es otra que la educación emocional. Empezamos una breve serie de artículos encaminados a entender qué es, y cuáles son las áreas y campos de aplicación de esta materia. 

Algunos puntos clave para entender qué es la educación emocional:

  • La educación emocional es un proceso educativo, continuo y permanente, que pretende potenciar el desarrollo de las competencias emocionales como elemento esencial del desarrollo integral de la persona, con objeto de capacitarle para la vida. Todo ello tiene como finalidad aumentar el bienestar personal y social104466-300x198
  • La educación emocional supone una innovación educativa que se justifica en las necesidades sociales que no están suficientemente atendidas a través de los contenidos de las materias académicas ordinarias. Estas necesidades están relacionadas con: ansiedad, estrés, depresión, violencia, consumo de drogas, comportamientos de riesgo, etc. Todas estas necesidades tienen un fondo emocional.
  • La finalidad de la educación emocional es el desarrollo de competencias emocionales que contribuyan a afrontar mejor los retos de la vida y como consecuencia aportar un mejor bienestar personal y social.
  • La educación emocional es un proceso educativo continuo y permanente, puesto que debe estar presente a lo largo de todo el currículum académico y en la formación permanente a lo largo de toda la vida. Es decir, debe empezar desde el momento del nacimiento, incluso antes, y estar presente a lo largo de la educación infantil, primaria, secundaria, universitaria y formación permanente a lo largo de la vida. La educación emocional adopta un enfoque del ciclo vital en el que debe participar todo el profesorado, las familias y comunidad en general.
  • La educación emocional es una forma de “prevención primaria inespecífica”, es decir, un modo de adquisición de competencias que se pueden aplicar a una multiplicidad de situaciones. La prevención primaria inespecífica pretende minimizar la vulnerabilidad de la persona a determinadas disfunciones (estrés, depresión, impulsividad, agresividad, etc.) o prevenir su aparición. Para ello se propone el desarrollo de competencias básicas para la vida. Se trata de maximizar las tendencias constructivas y minimizar las destructivas.
    • Los objetivos generales de la educación emocional pueden resumirse en:
  • adquirir un mejor conocimiento de las propias emociones e identificar las emociones de los demás;
  • desarrollar la habilidad para regular las propias emociones;
  • prevenir los efectos nocivos de las emociones negativas y desarrollar la habilidad para generar emociones positivas;
  • desarrollar la habilidad de automotivarse;
  • adoptar una actitud positiva ante la vida;
  • aprender a fluir, gestionar los conflictos de forma positiva


Educación Emocional en la Escuela

La Educación Emocional en el ámbito educativo apunta a enseñar nuevos modelos de convivencia en donde se ayuda a los alumnos, docentes y padres a desarrollar habilidades emocionales que los protejan, que les permitan afrontar y superar obstáculos y fortalecer positivamente sus vínculos. La Educación Emocional cuenta con un proyecto de Ley Nacional para su aplicación en las escuelas.

Por Lic. Virginia Silva del equipo de Encontrar. Durante la escolaridad los alumnos en diferentes niveles educativos, transitan  el maravilloso camino del paso de la niñez a la adolescencia y juventud, donde los amigos y compañeros se convierten en personas muy significativas.

Es en la escuela donde no sólo los alumnos aprenden, sino que es un ámbito donde se posibilita la convivencia con pares, es donde se ponen en juego múltiples experiencias, accediendo los alumnos de esta manera a interactuar con otros y por lo tanto de tener posibles conflictos con los demás.

Cuando desde el Equipo Encontrar  hablamos de “conflictos”, lo hacemos entendiendo que “…. el conflicto es  confrontación de ideas, creencias y valores, opiniones, estilos de vida, pautas de comportamiento, etc. , que en una sociedad democrática que se rige por el diálogo y la tolerancia, encuentran su espacio y ámbito de expresión”.

Entendemos así que si contemplamos que  el conflicto forma parte de la propia naturaleza del ser humano, está presente en un sin fin de situaciones cotidianas de nuestras vidas, razón por la cual está siempre latente en el ambiente escolar.

En el Equipo Encontrar planteamos desde nuestras intervenciones afrontar todo conflicto como medio que nos ayuda a madurar y desarrollarnos como personas, porque tenemos que poner en marcha una serie de mecanismos que nos permitan actuar de una manera positiva y no agresiva.

Emociones en el contexto educativo

                                         Emociones en el contexto educativo

Proponemos entonces talleres vivenciales y de reflexión donde estimulamos las destrezas adecuadas para educar a los niños en la resolución de conflictos de una forma pro social, aportando nuevas alternativas a la solución de problemas y generando situaciones de aprendizajes significativos tanto dentro como fuera del salón de clases.

Es importante considerar que frente a las relaciones entre pares, los niños suelen hacer lo que saben o lo que pueden. Ante esto ayudamos a las escuelas a planificar formalmente un espacio escolar, para  poder ayudar a nuestros alumnos a reflexionar acerca de las vivencias y conflictos que surgen en su vida social, proponiendo diversas estrategias a través de la Educación Emocional.

La Educación Emocional nos permite adquirir una mayor conciencia de las emociones, los pensamientos y la forma en que ambos se relacionan. Esta propuesta nos facilita poder proporcionarle al alumno un mayor conocimiento de sí mismo y de los demás, favoreciendo el desarrollo integral de ellos y armonizando los componentes cognitivos y afectivos.

De esta manera, con las intervenciones del Equipo Encontrar facilitamos en el ámbito escolar, el descubrimiento de los efectos que produce nuestro comportamiento tanto en el área personal, como en la interacción social (compañeros, docentes, personas en general, entorno familiar) posibilitando el propio crecimiento, el cual ayudará a la resolución de problemas, a la toma de decisiones,  y en las relaciones interpersonales.

Es importante entonces tener en cuenta, que desde un espacio formal de Educación Emocional en las escuelas, lo cual se está promoviendo actualmente a través de un proyecto de ley nacional* transversal para todos los miembros de la comunidad educativa,   se  enseñan nuevos modelos de convivencia,  se ayuda a los alumnos, a  los docentes y a los padres a incorporar conductas que los protejan, que les permitan afrontar y superar obstáculos y así posibilitar a que cuenten con recursos y estrategias para fortalecer positivamente sus vínculos. 

*Proyecto de Ley de Educación Emocional. Disponible en  http://fundacioneducacionemocional.org/?page_id=18