Doulas: mujeres facilitando el vínculo entre mamá y bebé

Por Clr. Sandra Hamú del Equipo de Encontrar

En los tiempos que corren bastante individuales, pensar en que alguien está para sostener y acompañar a otra congénere es bastante extraño. Eso es una doula, una mujer con conocimientos sobre fisiología del embarazo, parto y puerperio, de puericultura, lactancia, educación prenatal.

Pero es así, existen, existimos, nos formó la vida, los libros y sobre todo el amor. Y no en cualquier momento, sino cuando toda nuestra vulnerabilidad, sensibilidad, todos nuestros  miedos y responsabilidades se nos vienen encima como si de repente esa mujer capaz de todo ahora no es capaz de nada y ese bebé tan frágil y necesitado es casi una provocación a nuestra estabilidad psico físico emocional.

Doulas: mujeres a disposición de futuras mamás

Doulas: mujeres a disposición de futuras mamás

En tiempos de tribus este rol lo llevaban adelante las ancianas sabias y en tiempos más acá donde se vivía en conventillos o en casas multifamiliares unas cuidaban de las otras. Pero cuánto se complica “para tiempos no apurados” en el dos o tres ambientes del quinto piso de una avenida porteña. El aumento de la movilidad laboral, hace que la pareja esté alejada de su familia o amigos más íntimos.

una tarea al servicio de la crianza

una tarea al servicio de la mamá y el bebé

En general, hoy en día las mujeres se enfrentan a la maternidad solas y sin referentes cercanos, dentro de una sociedad en que la maternidad está bastante esterilizada. Las abuelas están trabajando  y todas las otras mujeres con el tono ocupado. Los lugares de encuentro a veces nos resultan hasta amenazantes, donde las experiencias que se suelen compartir entre madres, en el parque o a la salida de guarderías y colegios, pasen por alto sentimientos profundos y reales como: los sentimientos contradictorios ante el embarazo (la inmensa alegría que supone la noticia del embarazo, lleva asociada sentimientos de temor, de inseguridad respecto al momento, a la capacidad de salir a delante), frustraciones por partos que no resultaron el momento emotivo y milagroso que se esperaba (mala información antes y durante el mismo).

Las doulas desde antaño son, junto con otros grupos de apoyo (grupos de lactancia, sobre todo), las agujas para ayudar a tejer redes de apoyo, recuperar la realidad de la maternidad como crisis vital en la vida de una mujer, y resignificando este momento en el futuro de nuestros hijos.

 

Anuncios

Yo mujer en mis tiempos libres

¿Qué entendemos por tiempo libre? ¿De quién depende nuestro tiempo libre? ¿Sabemos disfrutarlo? ¿Lo compartimos con alguien? ¿Disfruto o sufro mis tiempos libres? 

Muchas preguntas podemos hacernos en torno a lo qué significa para cada una de nosotras el tiempo de ocio. Lo interesante de esas preguntas disparadoras es que pueden llevarnos a reflexionar sobre un tema que a priori no parece central, pero que nos acompaña durante toda nuestra vida. Somos seres finitos. La vida es tiempo. Aquello a lo que dedicamos nuestro tiempo es en definitiva  lo que asignamos a nuestra vida. La realidad es que quien gestiona bien su tiempo, gestiona bien su vida. Y, quien no encuentra tiempo para reflexionar, planificar o programar, difícilmente pueda llevar a cabo ningún proyecto o meta de cierta envergadura. 

Los orígenes del concepto se remontan a la Grecia antigua en la cual los filósofos designaban como tiempo libre a aquel tiempo en el cual se dedicaban a reflexionar sobre la vida, las ciencias y la política. 

Actualmente asociamos el tiempo libre con el ansia de una mejor calidad de vida, pero a veces la línea entre el tiempo de trabajo y de esparcimiento nos es tan ilusoria que podemos llegar a creer que tener tiempo libre es una utopía. Es algo que nos devela. Esperamos toda la semana al viernes, todo el año al verano y toda la vida tener más tiempo libre. Pero a veces, cuando ese viernes llega, y esas vacaciones también, nos encontramos con la disyuntiva de no saber qué hacer con él. Muchos son los casos de mujeres que disfrutan de su tiempo libre. Pero muchos otros casos sufren con el tiempo de ocio. Es que acostumbradas a la vorágine incesante de hoy, el tiempo libre nos enfrenta con el “parar la pelota”, con el vacío, con la reflexión, con las emociones, con nuestros vínculos, con nosotras mismas. Y lo que ese tiempo tiene para decirnos no siempre es algo lindo o feliz, pero manifiesta lo que somos y lo que sentimos, por ende siempre es válido escucharnos. 

Es importante entender que como mujeres y seres humanos, el uso del tiempo libre variará de persona a persona, porque lisa y llanamente no todas tenemos la misma percepción de lo que puede ser divertido, agradable, entretenido o placentero. Escuchar nuestra propia voz y deseo es clave para saber disponer y disfrutar de nuestro tiempo de una manera feliz. El ocio resulta un valor a alcanzar que exige una predisposición personal y cierta planificación para ello. 

En ENCONTRAR: EDUCACION EMOCIONAL te proponemos entender cómo usás tu tiempo, y hacer del tiempo elegido el camino a tu bienestar. ¡Participá de nuestro taller el próximo 14 de noviembre a las 19:00! Inscribite consulta@encontraremocional.com