El placer de verlos crecer

Por Lic. Virginia Silva del Equipo Encontrar

Desde que nace un hijo, la vida cambia. Un nuevo papel que representar: la crianza.

Es en la primera infancia, donde las prácticas de crianza constituyen un importante momento de las relaciones familiares y en ellas se resalta el papel que juegan los padres en la formación de sus hijos.

Las diferentes actividades de crianza, alimentación, higiene, cambiado, descanso,  pueden desarrollarse como un acto que se mecanice, que se organicen siempre de la misma manera. O puede ser un acto que se ritualice.

images

¿Qué se quiere decir? Que durante esos momentos haya gestos, miradas, que tenga palabras, hasta situaciones lúdicas.  Que no se haga  siempre igual, sino de formas distintas porque los niños van cambiando, los hijos son diferentes  y nuestras acciones son estímulos que  inducen a la adquisición de diferentes habilidades y capacidades.

Quizá durante la vorágine de la vida doméstica y laboral, cuando estamos con nuestros hijos pase  que,  llegado por ejemplo  la hora del cambiado, durante ese momento demasiado importante se transforma en sacar y poner un pañal sin lograr  que las miradas, los gestos y las palabras  acompañen mutuamente esa actividad.

descarga

Por las razones que sean, (horas de trabajo fuera de casa, poco tiempo para compartir entre padres e hijos al regreso a casa, etc), el tiempo que lleva el desarrollo de las actividades de crianza agrega complejidad a la rutina familiar.

1345234944825c0fb18b22375e11cbff

Pero ante esta realidad pensemos que quizá estos momentos nos permitan encontrar un  espacio para lo vincular, para el apego, para los mimos, para conversar sobre cómo nos fue en el día, es decir para un espacio de  crianza y por qué no para educar.

Lo que proponemos  frente a esta situación problemática es entones “resignificar” estas actividades desde la intencionalidad vincular y emocional.

El tiempo y la importancia que ocupan estas actividades de crianza, dada la edad de los niños y el tiempo que implican, es que sugerimos que realicen de tal manera que impliquen un momento personalizado, un tiempo disfrutado y aprovechado.

Es muy importante saber que se enseña emocionalmente en cada momento, con cada gesto, cada actitud, cada acción, que el modelo como padres que ponemos en juego cotidianamente y los modelos de establecer los vínculos con los hijos dejen huellas profundas en su desarrollo, en sus emociones, en su autoestima y en  sus aprendizajes.

Preguntémonos,   ¿Los momentos de crianza  son  actos mecanizados o  rituales? En ese momento, ¿utilizo los gestos, las miradas, las palabras? ¿los disfruto, me relaciono vincularmente?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s