¿ Por qué ir a la escuela?

Por Lic. Virginia Silva y Clr. Sandra Hamu del Equipo de Encontrar

                                      Una pregunta difícil, pero para pensar…

La escuela es una institución bien antigua.  Todos de alguna manera pasamos por ahí. Aprendimos, más o menos y fuimos más o menos felices. Otros solo oyeron hablar de la escuela y nunca tuvieron la posibilidad de asistir o de permanecer en ella. Otros, como los docentes, permanecemos institucionalizados por largo tiempo.

Haciendo un poco de historia

Pero, ¿cuándo se inventó la escuela? ¿Para qué? Se ha discutido bastante sobre su origen. En un principio la educación estaba en manos de las confesiones religiosas, dictada en sus idiomas de referencia. Estaba dirigida como adoctrinamiento ya que el conocimiento era pensado como salvación de las almas. Luego, la Revolución Industrial junto con la Didáctica Magna de Comenio marcaron las bases para los vientos de cambio en materia educativa. Con la modernidad llega la imprenta, la traducción de la Biblia, la educación simultánea (en oposición al sistema “tutorial”)… y más tarde, tal vez a partir de Rousseau, se inicia la pedagogización de la infancia.

Homeschooling-not-a-Fundamental-Right-according-to-Holder-450x298

La escuela HOY

La escuela, tal como la entendemos actualmente, surge efectivamente a partir de la modernidad, proceso junto al cual se da el surgimiento de la infancia como categoría social.

Con el fin de formar para la producción, el movimiento laicista, que quita el poder feudal a la Iglesia, y la necesidad de ampliar horizontes, comienza la formación de la escuela como institución ligada a los Estados,  a lo que muchos teóricos denominan Aparato Reproductivo del Modelo Capitalista.

Pero bien, ¿Por qué no educamos a los chicos en casa? Muchos no sabemos cómo hacerlo y otro no queremos hacerlo, muchos consideramos que la escuela no solo forma, informa, sino también socializa y entrena aspectos que los niños solos en sus casas no podrán aprender.

La educación de  los hijos en el hogar o también llamada homeschooling ha sido tema de análisis en muchos medios. Existen un sin número de libros, revistas, conferencias, videos, CD’s y fuentes en donde se explica detalladamente las diferentes maneras de llevarlo a cabo. Aquellos que han tenido la oportunidad de leer y aprender de este sistema educativo, han podido notar que existen muchos métodos de cómo llevar a cabo la educación en el hogar. Cada niño aprende distinto, es distinto y se forma en un hogar distinto, por tanto  no hay un único método de enseñanza y aprendizaje, sino miles de formas, intereses, momentos para realizar la tarea formativa. “Más aún, hay familias que usan el mismo enfoque y lo llevan a cabo de manera diferente. El material es el mismo, pero presentado y enseñado de manera diferente”.[1]

images

Esto sucede tanto en casa como en las instituciones educativas. Hay quienes respetan las diferencias, los tiempos, las capacidades, las motivaciones y otras por supuesto que no. Queda en cada uno de nosotros elegir unas u otras. O romper con el orden instituido y optar con sus pro y contras con el homeschooling. O bien entre todos pensar una escuela distinta a la de la modernidad, que tenga más que ver con las necesidades de hoy. 

Métodos y corrientes educativas:  ¿Cuál elegís?

¿Corrientes  educativas? no queremos hacer una monografía,  pero solo a modo informativo podemos nombrar como  métodos educativos a los siguientes: Clásico o tradicional (libros de texto), Cuadernos de trabajo, Estudios por Unidad, Ecléctico (varios estilos combinados), Aprendizaje Natural, Charlotte Mason (libros vivientes), Montessori, Waldorf, Principios, Inteligencias Múltiples, Educación a Distancia y las Escuelas Sombrillas, Cientificista, Constructivismo o Piagetiana, la Humanista Rogeriana (Enfoque centrado en la Persona) y otras. Al conocer estos métodos y entender las particularidades de cada uno, uno podría compararlos y elegir cuál es la más conveniente para cada uno, o tal vez una combinación. Y entender que así como los sujetos cambiamos y evolucionamos, los métodos también.

¿Qué podemos decir desde la Educación emocional? La educación emocional pretende ser un modelo de formación de la personalidad basado en el desarrollo de las habilidades emocionales que todos poseemos y el autoconocimiento para generar un acercamiento al saber no mediado por la toxicidad emocional.

Es necesario generar ambientes facilitadores y docentes reflexivos  y poseedores de la capacidad de poner en palabras qué sentimientos y emociones están en juego durante el encuentro de un grupo de niños y adultos en torno  al  proceso de enseñanza y aprendizaje. Sabemos que la personalidad de cada docente determina el estilo de dicho proceso, favoreciendo o no un buen encuentro entre el saber y el educando.

Entonces que un Docente cuente con un espacio formal de capacitación sobre educación emocional, le brindará herramientas para pensar sobre cómo sus intervenciones o su pasividad tendrán un impacto en el clima emocional del aula. Es decir la actitud del maestro puede favorecer  el equilibrio, la armonía, el bienestar y la creatividad, o de lo contrario haciendo que aumente el desequilibrio, el sufrimiento, la enfermedad y el no poder aprender.

¿Qué método de educación elegís?

¿Qué método de educación elegís?

Esta modalidad de intervención favorece el desarrollo de la inteligencia emocional de nuestros hijos, alumnos, futuros adultos, es decir  estimula la adquisición de las siguientes habilidades: * el control de los impulsos,*la autoconciencia,*la motivación,*el entusiasmo,*la perseverancia,*la empatía,*la agilidad mental.

Estas habilidades permiten:

*conocer y manejar los propios sentimientos,

*interpretar o enfrentar los sentimientos de los demás,

*sentirse satisfechos y ser eficaces en la vida, y

*crear hábitos mentales que favorezcan la propia productividad  y creatividad-

Entonces hay una forma de enseñar y aprender inherente a cada ser humano. Ya que cada uno es distinto frente a distintas situaciones, y confiamos que hace lo mejor que puedo con las herramientas que cuenta.

Como último, a la hora de pensar en la escuela, de enojarte o amigarte, de elegir quedarte o irte, podés pensar en todas estas posibilidades que intentamos acercarte para acompañarte a reflexionar. ¡Animate!

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s